7.11.09

CAFÈ GRAMOPHON


La pluja va esser intensa durant tot el dia. No semblava pas que tingués ganes de parar: L’home del temps ja ho havia anunciat -Demà no deixin d’agafar el paraigües, ja que les pluges seran considerables durant tot el dia-.
No podia marxar de la ciutat, tot i la pluja, sense anar a veure el Palau de la Casa Canals. Els meus amics hi havien anat feia uns quinze dies i varen quedar entusiasmats i per acabar van anar al terrat per a gaudir de l’espectacular vista marítima.
Avui potser no era el dia adient per gaudir d’aquest espectacle, però no tenia cap més possibilitat d’anar-hi, demà marxava cap a París.
Finalitzada la visita, vaig intentar aixoplugar-me en algun lloc. Un cartell al fons del carrer m’anunciava un cafè. Endavant, vaig pensar, aquí hi podré passar una bona estona. Gramophon era el seu nom.
No vaig tardar ni tres segons en veure’n un pintat i amb unes lletres enormes indicant el seu nom.
Una noia, asseguda a la taula del costat va mirar-me amb una rialla dolça i va dir-me
–un pel xop, no?-
-Perdona, vaig dir-li.
-No, dic que la pluja t’ha deixat ben xop.
Si, i tant.
Si et bé de gust pots seure i podem xerrar una estona, jo també estic de visita i m’ha passat el mateix que tu.
Durant un parell d’hores varem conversar.
Al carrer semblava que havia acabat de ploure i de nou es tornava a veure un gran moviment de persones.
Vaig marxar amb un bon regust de boca, París m’esperava.



La lluvia era intensa durante todo el día. No parecía que tuviera ganas de parar: El hombre del tiempo ya lo había anunciado
-Mañana no dejen de coger el paraguas, puesto que las lluvias serán considerables durante todo el día-.
No podía marchar de la ciudad, a pesar de la lluvia, sin ir a ver el Palacio de la Casa Canals. Mis amigos habían ido hacía unos quince días y quedaron entusiasmados y para terminar la visita fueron a la azotea para disfrutar de la espectacular vista marítima. Hoy quizás no era el día adecuado por disfrutar de este espectáculo, pero no tenía posibilidad de ir otro dia, mañana marchaba hacia París.


Finalizada la visita, intenté guarecerme en algún lugar. Un cartel al de la calle me anunciaba un café. Adelante, pensé, aquí podré pasar un buen rato. Gramophon era su nombre.
No tardé ni tres segundos en ver uno pintado y con unas letras enormes indicando su nombre.
Una chica, sentada en la mesa de al lado me miró con una sorisa dulce y me dijo:
-Un poco mojado, no?-
Perdona, le dije.
-No, digo que la lluvia le ha dejado bastante mojado.
Si, desde luego.
-Si te apetece puedes sentarte en esta mesa y hablaremos un poco, jo también estoy de visita y me ha pasado lo mismo que a ti.
Estuvimos conversando un par de horas.
En la calle parecia que havia parado de llover y nuevament se volvia a ver un enorme movimiento de personas.
Me fui con un buen regusto de boca. París me esperava.

No hay comentarios: